Si nos concentramos un poco y pensamos en la cantidad de horas que los alumnos con o sin pandemia pasan en contacto con sus profesores, se estima que aproximadamente sean entre cuatro o cinco horas diarias, lo que hace veinte o más horas a la semana, y ochenta o cien horas al mes y si multiplicamos esas horas mensuales por seis, pensando en los períodos entre las vacaciones… es una oportunidad especial para que los alumnos sean impactados por el testimonio vivo de cada profesor y surjan cambios positivos en la vida académica y sobretodo en la vida espiritual de los alumnos.

Son momentos especiales cuando se canta, se hacen oraciones y hay reflexión sobre las historias y hechos bíblicos. Son espacios donde cada estudiante puede absorber de sus profesores las verdades eternas y donde se cimentan las bases para una vida mejor.

Cada profesor hace el esfuerzo por modelar una vida cristiana y es una lástima cuando los estudiantes descubren que no hay un interés genuino por ellos, cuando los docentes cometen errores o no son congruentes con los valores que enseñan. No se trata de engañar, sino de ser valientes y reconocer que es necesaria la madurez para reconocer el error y pedir perdón.

En esta época de virtualidad escolar, la cima es un poco más difícil de alcanzar, debemos prepararnos para alcanzar la cima del éxito, aunque nos lleve más tiempo.

Deja un comentario